La hibernación necesaria en la Madriguera

Entre la escarcha y la luz invernal, siento mi esponjosa pereza abrirse a la nutrición del no hacer, a la vulnerabilidad, a lo mullido e inerte de la muerte.

Como una osa lamo mi piel en plena oscuridad y decido fundirme con el hoyo que recibe mi cuerpo en la hermosa Tierra que habitamos. Este estado de letargo en el que permanecen algunos animales mamíferos durante el invierno es ahora el mío.

En medio de este bosque sumido en las tinieblas algo me habla del permiso que debemos darnos para no hacer, para recogernos sin miramientos y simplemente reunir las mínimas fuerzas para la supervivencia mientras respiro, hago yoga, miro con nostalgia por la ventana y me alimento.

Sólo la fe da calidez a mi corazón y el crepitar del fuego recuerda lo que se cuece en mi interior.

Este año me ha regalado un renacer: me vi morir entre el caos y la intensidad de las emociones, he visto de nuevo comenzar mi vida tras despedir el pasado de manera frontal y agresiva, con la firmeza con la que a veces nos habla la vida.

Renació en mí el decreto de que el gozo es ahora, la luz es este instante.

Y mis anhelos desaparecieron en pro de la experiencia vital del presente más puro y voraz.

Hace unas semanas me senté entre las hojas desprendidas de un gran roble y apoyé mi espalda en el regazo de su frondoso tronco. Mientras meditaba emergió la pregunta por su fortaleza y en ese instante su respuesta fue clara y contundente: “yo me tomo mis tiempos…” Desde entonces resuenan tanto en mí esas palabras que parece que reverberan una y otra vez.

La vida nos cuida.

La vida nos cuida.

La vida nos cuida…

He pasado tantos años al servicio del acompañamiento cercano, minucioso, generoso y cálido que siento profundo no haber tomado mis tiempos justos, mis tiempos medicina para restablecer el equilibrio entre el afuera y el adentro, no por todo lo que hago sino también por ser la mujer que decide autogestionar mis servicios con una precisión y entrega, a veces, más allá de lo sostenible.

Me dijo una vez mi comadre Lola: “piensa que puedes sostener un poco menos de lo que crees que puedes sostener” y es lo que trato de materializar en estos días, agendar menos de lo que creo que puedo, porque las mujeres llevamos de serie la abnegación y el cuidado de los demás, el sostén de todo tipo de circunstancias… sin embargo hacer una entrega nutritiva depende del estado en el que estemos para llevarla a cabo.

Retiros, talleres, formaciones, acompañamientos al parto y una crianza demandante. Una vez creí que podría con todo, una ilusión que me fue legada por mis ancestras y que hoy dejo caer su velo para que no me limite más espacios de gozo interno.

Es este reconocimiento que hago, el reconocimiento de que mis tiempos son valiosos aunque no sean lo que se espera de mí, aunque no sea lo que yo misma espero… Vaya trabajito ese de trascender mis propias expectativas, respirar y respirar, confiar y confiar.

Foto de Laura Colomé lauracolome.com

Y para mantener esta confianza mientras recibo las historias que decenas de mujeres comparten intima y generosamente conmigo (y que impactan profundamente en mi) siento el SILENCIO arraigarse con fuerza como fuente de sanación y autocuidado. El sostén del silencio aunque puede ser difícil se manifiesta como el retiro necesario para recobrar el servicio a vosotras.

Como hacen las osas y muchas mamíferas: aclimatar su cuerpo, adaptar su respiración, entrar en letargo e inactividad, sentir sólo el tiempo pasar. La Madriguera pues cierra sus puertas hasta Semana Santa para hacer el mejor de los cuidados: a mí misma.

Agradezco tu presencia en mi vida porque ahí, desde tu lectura y apertura a este humilde trabajo de acompañamiento, reside la esencia de la verdad que pulsa en mi interior: la autogestión de la salud de la mujer.

Gracias a tu curiosidad, a la escucha de esa llamada interna profundamente femenina y creativa, estoy aquí escribiéndote. 

Te deseo un feliz tránsito entre lo que se marcha del 2018

y lo que con ilusión recibes para el 2019.

Con todo mi amor, 

Rocío

 

Anuncios

Un comentario sobre “La hibernación necesaria en la Madriguera

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑