Me amo y amo mi trabajo

espinoso2

     Soy hija de la Tierra.

     Hace unos meses que me llevo sintiendo cómo se abre dentro de mí una flor…

     Reconozco, revaloro, recuerdo… Todo se pone a mi disposición para que me identifique con la tierra que me parió.

     Soy una flor más… Hermosa, abierta, entregada al camino que me ha sido dado… Agradecida por el regalo de la existencia.

     Mi presencia consciente se traslada de allí para acá. Esté donde esté el espacio tiempo me acoge y me da regazo como amada hija…

     Fértil de creación, aquí y allá, sembrando en mujeres semillas de luz, semillas de amor… Adentrándonos en la profundidad de nuestros pulsos, reverenciando nuestro cuerpo, gestionando con nuestros recursos de mujer, creando desde el gozo de vivir… Acompañar a mujeres en el proceso del despertar a la conciencia femenina es un regalo que sólo puedo hacerme cuando conecto con mi verdadera esencia. Resulta difícil si te sientes que desempeñas un trabajo o cualquier tipo de esfuerzo. Vivir y sentirme entregada a la plenitud de la abundancia, la que expreso y la que se me expresa…

    Tener la suerte de elegir trabajar con mujeres renombrando nuestra realidad, reorganizando nuestras dinámicas internas, recobrando el amor a una, reabriendo la brecha para sanar la herida… desde lo profundo, lo vivencial, lo entrañable, lo sutil, lo inconsciente… es una experiencia tan extática y subversiva que a menudo me hace navegar a través del placer prohibido y, mientras dejo a un lado cualquier atisbo de miedo, siempre tengo la divertida sensación de las mariposas en el estómago como cuando te enamoras o cuando estás a punto de salir al escenario…

    Y así es como cada vez que conozco a un grupo de mujeres o empiezo una clase, siento lanzarme al vacío del amor y de la improvisación, en la seguridad de que toda la sabiduría está en mí, toda la sabiduría está en nosotras… Los grupos por una especie de ley universal siempre encajan a la perfección y la confianza de que todo es perfecto nos une para reírnos de nosotras mismas: de nuestra madre, de nuestra niña, de nuestra anciana, de nuestra hitler… Somos capaces de reírnos de nuestra sombra mientras aflora una luz que ilumina nuestro camino… Somos fantásticas, somos las maravillas del mundo… Somos todas las mujeres de la Tierra…

     Somos todas las generaciones pasadas… Somos una… Somos el amor de las entrañas de la Tierra…

     Respeta mi cuerpo, ama mi cuerpo… así acaricias al planeta.

     Aprende a mirar dentro de ti

Fotografía cortesía de Victor Arias, el ojo del corazón.

Anuncios

6 comentarios sobre “Me amo y amo mi trabajo

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑