El dolor colectivo de las mujeres

“Aparte de su cuerpo del dolor personal, toda mujer tiene participación en lo que podría describirse como el cuerpo del dolor femenino colectivo. Este cuerpo está formado por el dolor acumulado que ha sido soportado por las mujeres, en parte a través de la dominación de la mujer, de la esclavitud, de la explotación, las violaciones, el dar a luz, la pérdida de los hijos, etcétera, durante miles de años.

El dolor físico y emocional que muchas mujeres sienten antes y durante la menstruación es el cuerpo del dolor en su aspecto colectivo que despierta de su latencia en ese momento, aunque puede dispararse en otras oportunidades también. Restringe el flujo libre de energía vital a lo largo del cuerpo, del cual la menstruación es una expresión física. 

A menudo las mujeres son “dominadas” por el cuerpo del dolor en ese momento. Tiene una carga energética extremadamente poderosa que puede empujarla a la identificación inconsciente con él. Usted entonces es poseída activamente por un campo de energía que ocupa su espacio interior y simula ser usted pero, por supuesto, no lo es en absoluto. Habla a través de usted, actúa a través de usted, piensa a través de usted. Creará situaciones negativas en su vida para poder alimentarse de esa energía. Quiere más dolor, en cualquier forma. Es puro dolor, dolor pasado, y no es usted. Es dañino y destructivo.

El número de mujeres que se aproxima ahora al estado completamente consciente excede ya al de hombres y crecerá aún más rápidamente en los años venideros. Las mujeres están recuperando la función que es su derecho de nacimiento y, por tanto, llega a ellas más naturalmente que a los hombres: ser un puente entre el mundo manifestado y lo No Manifestado, entre la físico y el espíritu. Su mayor tarea como mujer ahora es transmutar el cuerpo del dolor para que no siga interponiéndose entre usted y su verdadero ser, la esencia de lo que usted es.”

Eckhart Tolle, “El Poder del Ahora”

En este best seller, Eckhart Tolle nos introduce en el concepto del dolor colectivo de las mujeres y de cómo no dejarnos abordar, arroyar y menos aferrarnos a él. Nuestra menstruación nos ayuda a expresar de manera cíclica e intuitiva las emociones que todas portamos…

Podemos crear nuestros recursos para no abandonarnos al dolor, éste necesita de nuestra presencia consciente, atenta y analizando las emociones y las causas de nuestros signos premenstruales. Déjate habitar plenamente en tu cuerpo, seguramente necesites reducir el ritmo de tu trabajo o tu cotidiano, sentir que necesitas presenciar todo lo que sucede dentro de tí.

Recuerda que tu ciclo menstrual es un sistema de orientación interior y en la fase premenstrual a menudo nos sentimos introvertidas y conectadas con nuestro dolor y el dolor del mundo, en estos momentos necesitamos tiempo a solas, descansar y alejarnos de nuestros deberes diarios en la medida de lo posible, nunca como una imposición, sino como un acto de amor a una misma. El Síndrome premenstrual es una consecuencia de no respetar la necesidad de subir y bajar como las mareas, de la vida y la muerte.

Carl Jung añade una nueva perspectiva y empieza a colarse en el mundo occidental:  el inconsciente colectivo. Podríamos llamarle sencillamente nuestra “herencia psíquica”. Es el reservorio de nuestra experiencia como especie; un tipo de conocimiento con el que todos nacemos y compartimos. Aún así, nunca somos plenamente conscientes de ello. A partir de él, se establece una influencia sobre todas nuestras experiencias y comportamientos, especialmente los emocionales; pero solo le conocemos indirectamente, viendo estas influencias.

Por todo esto, las mujeres debemos tener el coraje de abordar nuestros dolores femeninos no sólo cómo algo físico, sino también psíquico y espiritual. Aprende a mirar dentro de tí de una manera responsable, gestionando tus emociones como parte indispensable de tí, de tus dolores ocultos, los que decidiste aparcar para no sufrir pero también aquellos que emergen como forma de expresión de dolores transgeneracionales.

Crea una estrategia de gestión de tu salud física, social, emocional, sexual, espiritual… Pide y se te dará. Creemos espacios de intimidad donde poder hablar, llorar, abrazar y expresar de todos los modos posibles nuestros sentires. Acércate a un círculo de mujeres en tu localidad.

No estás sola, hay muchas mujeres que deseamos a acompañarte en este proceso mágico de cambio de paradigma, porque ya no vivimos en un valle de lágrimas y no pariremos más color…

Trencemos la empatía entre nosotras tejida con hilo fino de amor y comprensión.

El gozo, el éxtasis y la alegría de vivir sembrarán las semillas de la nueva identidad de las mujeres

images (7)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑